Las guayaberas que unen a tres héroes en el centro de Cuba

heroes_363648 Carta que le enviara Elma Beatriz Rosado, viuda del patriota puertorriqueño Filiberto Ojeda, a las esposas de Gerardo Hernández y Fernando González, héroes antiterroristas cubanos presos en los Estados Unidos:

Queridas Adriana y Rosa Aurora. Queridas hermanas:

Recién acabo de leer sobre la visita que ustedes hicieran ala Casadela Guayabera en Sancti Spíritus, para llevar las guayaberas de Gerardo y de Fernando. Sentí una inmensa emoción al saber que sus guayaberas forman parte del proyecto cultural que guarda un espacio muy significativo en mi corazón. Los arcos, los techos altos, las puertas azules por donde irrumpen en abundancia los rayos del sol llenando de energía el espacio matinal… Un lugar muy singular. A partir de esta visita habrá un recordatorio permanente, de cinco alforzas invertidas, como las cinco franjas de la bandera, que esperan por los cinco héroes dela Patria. Las guayaberas de René, Antonio y Ramón llegarán, y espero que puedan ser ellos mismos quienes las entreguen personalmente.

Esta visita evoca en mí recuerdos muy emotivos de un viaje muy especial en el cual tuve la oportunidad de pisar ese recinto tan apreciado. Mi visita fue en septiembre de 2009. Visité Cuba para participar enla Jornadade solidaridad del pueblo cubano con la lucha del pueblo puertorriqueño. Un viaje inolvidable, lleno de gratas memorias que me acompañarán siempre. Una de estas memorias está relacionada al Proyecto dela Guayabera. Aunquela visita a Sancti Spíritus no estaba programada en nuestro viaje, el mero hecho de solicitar “asomarnos” al Proyecto dela Guayaberafue motivación suficiente para que se hiciera lo posible para cumplir con este particular deseo. Apretados de tiempo, no parecía que se lograría hacer la visita, pero gracias a una iniciativa del compañero José Estévez, funcionario del ICAP, pudimos hacerlo. El compañero Edwin González, Delegado Permanente dela Misiónde Puerto Rico en Cuba, y yo llegamos con José, muy temprano, hasta la delegación del ICAP en Sancti Spíritus. Allí nos recibió la compañera Olga Lidia Díaz, con una sonrisa y un exquisito y reconfortante café. Ya Olguita tenía todo arreglado para que pudiésemos realizar la anhelada visita. Partimos hacia el Museo Provincial General de Sancti Spíritus, donde fuimos recibidos por su director, Carlos Figueroa Crespo. Recuerdo que era su primer día como director del Museo. Con suma amabilidad, nos hizo una breve historia del Proyecto dela Guayaberay nos mostró las guayaberas de Fidel Castro, Raúl Castro, y la guayabera -de un azul intenso (como el del mar que une a nuestras islas)- de Alicia Alonso. Por supuesto, complaciendo nuestra especial petición, nos mostró la de Rafael Cancel Miranda, héroe puertorriqueño.

Hoy, las guayaberas de Gerardo y Fernando asumen su puesto en compañía de otras, que representan a hombres y mujeres de dignidad en sus luchas revolucionarias. La guayabera de Filiberto también mora en el Museo. Así como Filiberto es hijo de Puerto Rico, también es hijo de Cuba y de su Revolución. En mi corazón representa la unión y solidaridad que siempre han existido entre los hermanos cubanos y puertorriqueños. Saber que existe un lugar especial en el cual hay constancia de ello, es un regalo maravilloso. La guayabera me acompañó durante todo el viaje -llegaríamos a recorrer cinco provincias en diez días- y fue la prenda que utilicé al final dela Jornada, en la actividad conmemorativa del 23 de septiembre, enla Tribuna Antiimperialista.Frente a la tarja en recordación de Filiberto honramos su memoria, al cumplirse cuatro años de haber sido asesinado por el FBI, y a los 141 años dela Revoluciónpuertorriqueña en Lares. Al culminarla Jornada, entregué la guayabera a los compañeros dela Misiónde Puerto Rico en Cuba, quienes la hicieron llegar al Museo. Agradecí el honor de que otro hijo puertorriqueño ocupe un lugar en el patrimonio cultural de Sancti Spíritus y en la memoria del pueblo cubano.

Adriana, Rosa Aurora, creo que esa capacidad de poder desprenderse de algo que es tan significativo e irreemplazable, es una muestra de un amor que trasciende. Estar dispuestas a entregar las prendas que más de cerca sintieron el palpitar de los corazones amados es un acto de generosidad y de amor sublime. No habrá sentimiento de pérdida. Este regalo es vital porque con él crecen los sentimientos de solidaridad y de hermandad, no sólo con el pueblo espirituano, sino además con todo el pueblo cubano que sufre también la ausencia de los queridos hermanos, y para quienes estas dos hermosas piezas representan la cercanía de los compañeros. Poder llegar hasta el Museo, poder ver y apreciar las guayaberas de Gerardo y de Fernando nos permitirá sentirlos más cerquita, luchar con más ahínco. Y las tres guayaberas ausentes serán el aliciente para proponernos que las cinco guayaberas estén juntas, como ellos lo están en el corazón de la patria. Gracias por este inmenso regalo de amor, que multiplica las esperanzas de todos los que luchan por el regreso de los compañeros.

Para ustedes, queridas hermanas, para los cinco compañeros y para todos los familiares, un abrazo muy fuerte  (Publicado el siete de junio en Cubadebate)

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s